D

Nacido en 1810 en Dublín de madre irlandesa y padre vasco (o más precisamente un Souletin), Antoine d'Abbadie es un acérrimo defensor de su lengua y cultura.

En 1836, junto con Augustin Xaho, publica Gramática de la lengua vasca, antes de crear, unos años más tarde, en Urrugne, las fiestas vascas. Su inversión en el pueblo vasco fue tal que, a su muerte, recibió el nombre de "Euskaldunen Aïta".

Científico apasionado por los viajes

Aunque es un cristiano ferviente, Antoine d'Abbadie sigue siendo un erudito extraordinario, apasionado por la geografía, la astronomía y la cultura oriental.

Gran viajero, realizó la primera cartografía de Etiopía tras una estancia de once años en este país. Geodesiano y astrónomo, se interesó, por ejemplo, en los problemas de variación vertical, microsismicidad, fuentes del Nilo o cartografía celeste.

Miembro electo de la Academia de Ciencias en 1867, fue su presidente en 1892.

Su castillo alberga un observatorio astronómico, que funcionó hasta 1979. A su muerte en 1897, Antoine d'Abbadie legó su castillo a la Academia de Ciencias. Ella todavía lo posee hoy.

Visita

El vestibulo

La escalera de honor está adornada con una vidriera rica en colores, cuya decoración sobre fondo vegetal lleva los escudos de armas familiares y en las filacterías las divisas « Mas ser que parecer » y « Mi fe y mi Derecho ».

El mundo irreal de los animales fantásticos sirviendo de consolas en la escalera  de honor, se asocia a la decoración exótica de los escudos y cornamentas de animales etíopes.

La biblioteca

Se encuentra situada en el corazón del castillo. Lugar de trabajo y reflexión, es el símbolo del espíritu enciclopédico de Antoine d’Abbadie. Las estanterías están seguidas de una galería. Consolas de hierro con tornillos y roscas la sostienen en una decoración que prefigura el « Art Nouveau ». La colección de Antoine d’Abbadie ocupa hoy en día la parte superior. Está compuesta de obras científicas y literarias.

     Cuando Antoine de Abbadie legó su castillo a la Academia de las Ciencias, en 1896 esta biblioteca contaba más de 10.000 volúmenes, entre otras cosas , 960 obras vascas y 234 magníficos manuscritos bíblicos y literarios, escritos en Ghez, lengua litúrgica etíope, en consignación a la Biblioteca Nacional, donde constituyen la mayor parte de la colección etíope.

   En la parte inferior están clasificadas las publicaciones astronómicas que testimonian con las calculadoras sobre la mesa, la actividad del antiguo observatorio.

El Salon de Honor

 Gran sala circular situada en la torre sur. Revestidas a media altura, las paredes están pintadas en azul y salpicadas de los monogramas dorados A y V en caracteres góticos.

     La chimenea constituye la ornamentación principal de este salón. Realizada en piedra de Angoulême y diseñada por Edmond  Duthoit, esta evoca los interiores medievales. En el centro de la campana el blasón d’Antoine d’Abbadie, acompañado de su divisa en filacteria, se rodea de una decoración que reposa sobre el tema de las perigrinaciones de Compostela. Sobre el palio de la chimenea está grabada una citación en latín : «  La vida pasa como el humo ».

La Habitacion de Honor

Esta habitación estaba reservada a los invitados. Las paredes están recubiertas de grandes paneles extendidos con telas pintadas y guarnicionadas de rosetones con signos árabes.

     La cama bajo palio lleva la inscripción siguiente en antiguo francés « Dulces sueños, ensueños dorados para quienes aquí reposan, dulce despertar, mañana propicia ».

     La chimenea se adorna con baldosas de mayólica amarilla y azul turquesa. En el fondo del embaldosado se puede leer el proverbio árabe « No tiras jamás piedras al pozo que te da el agua de beber »

La Capilla

La decoración de esta capilla lleva la marca de Duthoit y su gusto determinado por el arte siciliano u oriental.

     La nave, gran sala rectangular prevista desde su creación para acoger a todos los granjeros de la propriedad, esta dominada por un suntuoso armazón cuyos arcos soportan un techo de madera pintada. Las paredes de la nave, cubiertas de rojo en tranpantojo, portan el monograma S.A (San Antonio).

    El altar orientado al Este esta bañado por una dulce luz tamizada por tres vidrieras representando en el centro : « El Cristo de los agravios » rodeado a izquierda y derecha por los Padres de la Iglesia, Santo Tomas de Aquino y San Augustin. Antoine y Virginie descansan en paz bajo el altar en una cripta.  

Fuera del castillo

Erigido frente al océano el castillo-observatorio Abbadia fue construído por Eugène Viollet-le-Duc entre 1864 y 1879.
     De estilo neogótico y oriental, la riqueza de su decoración hace de él un lugar destacado de ornamentación y policromía. El edificio consta de un cuerpo central alrededor del cual tres alas reciben cada una una asignación privilegiada: el ala Noroeste se reserva al estudio, el ala Este a la devoción y el ala Meridional a la recepción. Esta disposición, permitiendo al mismo tiempo un máximo de insolación y apertura sobre la naturaleza circundante, hace posible un repartición funcional entre las salas de recreo y el conjunto de los servicios.
     El castillo albergua tambien una capilla donde Antoine y Virginia fueron enterrados.
     En el castillo se notan la riqueza de sus colecciones y la cualidad de sus restauraciónes que se acabaron en 2010.
    La escenografìa exterior les harà descubrir el parque de Abbadia desde el principio hasta hoy en dìa. Sumèrjase en la historia de este lugar y sus miles de facetas : Jardìn paisajisto, parcela agrìcola, laboratorio cientìfico, campo de golf, incluso camping. Elementos de interpretaciòn, fotos y planos de erchivos, viaje en el tiempo garantizado. Abbadia ya no tendrà secretos para ustedes.